El Ordeñador


El ordeñador tiene todos los útiles de trabajo en la mano, la camasa, el banquito o taburete para sentarse y el rejo, luego pasa a la cocina a tomas su café tinto recién colao, el cual va consumiendo poco a poco por lo caliente. En este momento aprovecha para echar una conversadita con su mujer antes de partir a su diario quehacer, es bueno recordar que la actividad del ordeño la hace bien en su propiedad, si tiene algunas vaquitas o en el hato si es empleado, ahora va rumbo al corral para sentir ese calor de la vida animal y el olor característico de la bosta mezclado con el aliento del becerro, el olor a leche fresca y el mugido de las vacas, el ordeñador tiene el alma poeta sabe enamorar con sus versos, o tonadas que fueron compuestas únicamente para cada vaca que va a ordeñar. El ordeño es una tradición más que un trabajo, es vida y encanto, es faena y canto, la cual no admite interrupción alguna, hay que ordeñar todos los días del año; el alma candorosa del ordeñador genera cantos cantos bellisimos, asi pegados al hijar de la vaca se le escucha decir: 
Lucerito lucerito lucero del alma mia, no me vallas a olvidar mañana sera otro dia!

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.