Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

Letra de Los viejos están mandando, Reynaldo Armas

Los viejos están mandando, 
Compadre, qué maravilla, 
como se lo estoy diciendo. 
Los viejos están mandando, 
compadre, qué maravilla. 

Esto se veía venir, la razón es muy sencilla: 
las muchachas de hoy en día, 
ya no son tan presumidas. 
Ay, caballito, aceleremos el trote, 
que voy del Sur hacia el Norte, 
persiguiendo una novilla; 
ella es una ensoñación 
que me alegra el corazón 
y me oxigena la vida. 

Están mandando, y van para encima; 
es que los viejos son como la medicina (bis) 


Los viejos están mandando, 
y sobrados en el lote. 
Como lo vengo diciendo, 
los viejos están mandando, 
y sobrados en el lote. 
A las muchachas les gusta 
tener a sus Don Quijotes 
que las consientan, 
que las mimen y las cuiden, 
que las quieran al galope. 
Ay, mi señora, cuide a su hija, se lo ruego, 
que el culpable no es el ciego, 
sino quien le da el garrote. 
Yo por un amor grandioso, 
le cruzo un río caudaloso, 
aunque esté de bote en bote

Los viejos están mandando, 
Compadre, qué maravilla, 
como se lo estoy diciendo. 
Los viejos están mandando, 
compadre, qué maravilla. 

Esto se veía venir, la razón es muy sencilla: 
las muchachas de hoy en día, 
ya no son tan presumidas. 
Ay, caballito, aceleremos el trote, 
que voy del Sur hacia el Norte, 
persiguiendo una novilla; 
ella es una ensoñación 
que me alegra el corazón 
y me oxigena la vida. 

Están mandando, y van para encima; 
es que los viejos son como la medicina (bis) 

Los viejos están mandando, 
y sobrados en el lote. 
Como lo vengo diciendo, 
los viejos están mandando, 
y sobrados en el lote. 
A las muchachas les gusta 
tener a sus Don Quijotes 
que las consientan, 
que las mimen y las cuiden, 
que las quieran al galope. 
Ay, mi señora, cuide a su hija, se lo ruego, 
que el culpable no es el ciego, 
sino quien le da el garrote. 
Yo por un amor grandioso, 
le cruzo un río caudaloso, 
aunque esté de bote en bote

Y como dijo el vecino, 
“a lo largo del camino, 
la situación se empareja”. 
Están mandando, vivan la viejas 
vamos compadre, párele a mi moraleja... (bis) 

Los viejos están mandando 
por diferentes razones, 
que lo sepa todo el mundo, 
los viejos están mandando, 
por diferentes razones. 

A las muchachas les gusta 
que las colmen de atenciones, 
que satisfagan y complazcan sus caprichos, 
y que nunca las traicionen. 
Yo por ejemplo, 
las trato con gran respeto, 
me les entrego completo, 
sin tantas complicaciones, 
y he visto muchos donsitos 
con esos pelos blanquitos, 
reventando corazones. 

Están mandando, son los mandones 
es que los viejos son tiernos y querendones.