Un guayabo criminal - Reynaldo Armas

Letra de Un guayabo criminal.

Traigo en el alma el puñal 
De un guayabo criminal 
Que me está quitando el sueño
Voy por la vida rodando sin rumbo fijo 
Ya no sonrío yo que era tan risueño

Mi mundo de diversión 
sucumbió en el vaporón 
de un parrando navideño, 
cuando infraganti y con las manos en la masa 
la señora de la casa 
me halló en pleno desempeño, 
y yo disque tan avispado se me mamó ese ganao listico para el ordeño, 
sinceramente no parecen cosas mías, 
hombre de mil travesías ciento por cien guariqueño. 
Cantante y compositor Coplero improvisador Desde que estaba pequeño, 
Parranderazo, jugador y enamorao 
Que cuando estoy inspirao Del llano me siento dueño. 
Tanto va el cántaro al rio Y los versos al corrió 
Que me tienen en desvelo, Se me retuerce el corazón en el pecho, 
Todo maltrecho por la moral por el suelo. 
Acostumbrado a ganar En el arte de jugar Sin malicia y sin señuelo, 
Volé y volé como muchos me miraron 
Hasta que un día me cortaron Las alas en pleno vuelo. 
En el propio lucifer, Se transformo mi mujer Poseída por los celos,
 Y yo inconsciente después de aquella caída, 
Que casi pierdo la vida Entre la tierra y el cielo. 
Y me van a perdonar Pero a quien le puede amargar
 En la boca un caramelo, Sencillamente asumiré mi barranco
 En los lomos de un potranco Si rienda y a puro pelo. 

Reynaldo Armas



Dame valor Padre Santo, Pa vencer este quebranto 
Que me está trancando el fuego, 
Son bofetadas, que martirizan mi alma 
No tengo calma Tranquilidad ni sosiego. 
Al rio y a la mar serena Me fui a contarles mi pena 
Y mi dolor de labriego, Arrodillao con las manos en el pecho 
Yo que soy un roble jecho Que ante nada me doblego.
 Les cuento lo que pasó Alguna luz me tocó Que casi me deja ciego, 
Era caliente y sentía que me quemaba 
Pero a la vez me gustaba El resplandor de aquel fuego.
 Y fueron noches enteras Tras la quimera de un romance veraniego, 
Que, en su codicia, mi corazón atrapó 
Y hasta ese día me duró Mi fama de mujeriego.

Vengo a sacarme el puñal Del guayabo criminal 
Que me puso en este enredo, 
Gracias a Dios cuento bon mis letanías mi ave Maria 
Mi padre nuestro y mi credo. Unas canciones bonitas, 
Y bien criollitas Que compuse con denuedo, 
Donde me afinco Pa matar los desengaños 
Y sentimientos extraños Que vienen como torpedos. 
Guayabo, guayabo otros 
Me partiste el pecho en dos Pero no te tengo miedo 
Voy a enfrentarte en el terreno que sea 
Te voy a dar la pelea En la cancha o en el ruedo.
 Por mi señor Jesus Cristo, 
Nunca me han visto Haciendo lo que no puedo, 
Te venceré guayabito mata gente 
Y al filo de un aguardiente Tu te iras y yo me quedo.